CULTURA DIGITAL El arte como resultado de la miopía. Sobre Siete dioptrías de Nirvana Paz | Nadia Contreras


Nirvana Paz nació en la Ciudad de México en 1976. Estudió la Licenciatura en Fotografía en la Universidad Veracruzana y diversos cursos con Jesús Sánchez Uribe, Yolanda Andrade, Yves Massart, Armando Saénz, Bernard Plossu y Alejandro Castellote, entre otros. A la fecha ha realizado alrededor de 25 exposiciones, entre individuales y colectivas, en diversas ciudades de México, Colombia, Estados Unidos, España, Argentina, Venezuela, Japón, Francia y Portugal. Ha recibido un sinfín de premios y menciones. Me acerqué a su trabajo cuando llegó a mis manos su libro Siete dioptrías (Artes de México, 2014), con fotografías de Nirvana Paz y textos de Bernard Plossu y Nuria Gómez Benet. El título de la obra, de entrada, llamó mi atención. Quienes me conocen saben que uso anteojos pero, junto con mi padre con quien también comparto la sombra, sé de las cosas indefinidas del mundo.

Nirvana tomó estas fotos en un viaje que fue bastante largo e incluyó Portugal, Francia, España, Venezuela y México. Su intención fue la de fotografiar su paso por esos países, dejar un registro pero sin máscaras, sin artificios, sin lentes o filtros que trucaran la emoción. Registrar sin ningún tipo de ayuda y en ese ligero desenfoque, en esa ligera distorsión, lograr otro tipo de sensación.

Vuelvo a las páginas del libro y la metáfora que encuentro en su propuesta va más allá del experimento. La prisa en la que estamos inmersos nos obliga a mirar la superficie de los hechos. Pero la superficie y sus artilugios, están fotografiados en alta definición. Cualquier cosa, sencillamente, nos deslumbra. Miramos, por ello, la mentira y nos dejamos seducir por la banalidad de nuestro tiempo. La propuesta de Nirvana, nos invita a quitarnos los lentes y a desnudar la percepción que tenemos del mundo; enfrentar la realidad tal cual es, nombrar la justicia pero también la injusticia y con ella, las vidas arrancadas, olvidadas... En una entrevista publicada en la sección de Cultura del periódico Milenio (1), comenta: [me decidí a] “no fotografiar con anteojos sino cómo veo el mundo sin ellos, sin corrección. Aproveché el viaje para empezar a mirar de esa manera: a fotografiar las ciudades como las percibía sin lentes”.

En el sitio de Frida Mazzotti (2) aborda el antecedente de este proyecto. El libro, primeramente fue una serie de imágenes titulada “Vislumbramientos: siete dioptrías” (3). Y de éstas Nirvana explica: “aunque el fuera de foco es algo que uso de manera más o menos habitual, en esta serie lo exploto al máximo. No como un accidente, sino como resultado de mi miopía. Es mi trabajo de tesis de la facultad. En él hago evidente la manera de ver a través de mis siete dioptrías. Fue un trabajo que inicié a raíz de la pérdida de mis lentes en un viaje por Europa. Al no tenerlos, decidí fotografiar sin el autofocus de la cámara. Sólo como yo lograba ver lo más nítido que mi vista me permitía… El resultado es una especie de impresionismo fotográfico con una suerte de diario visual”.

La fotografía y la poesía van unidas, son un solo entramado de acercamientos, en apariencia difusos, pero que al final, trascienden el artificio y responden una revaloración de la vida, cada una de sus circunstancias. Las páginas web de Nirvana Paz están disponibles en http://www.nirvanapaz.com/ y https://nirvanapaz.wordpress.com/. A continuación una pequeña muestra de la serie “Vislumbramientos: siete dioptrías”.






Páginas de consulta
(1) http://www.milenio.com/cultura/definicion-busco-sensacion-Nirvana-Paz_0_435556451.html (28/12/2014)
(2) http://fridamazzotti.blogspot.mx/2009/02/nirvana-paz-vislumbramientos.html
(3) En este link podemos ver la serie y los poemas que la acompañan 
http://www.nirvanapaz.com/7-dioptrias/

También pueden leer este artículo en La vereda. Revista de arte, sociedad y ocio.

Comparte

Otras entradas

CULTURA DIGITAL El arte como resultado de la miopía. Sobre Siete dioptrías de Nirvana Paz | Nadia Contreras
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.