CULTURA DIGITAL Carsten Witte o la exposición de la muerte | Nadia Contreras


El trabajo fotográfico del alemán Carsten Witte me impresiona sobremanera: cabezas de mujeres en las que se sobrepone cráneos. La imagen, lo que representa, el paso del tiempo, de la vida y de la muerte. Tres elementos debidamente conjugados y que, en cualquier instante, a cualquier hora del día, de la noche, caerán sobre el hombre y lo arrojarán de bruces al abismo. O si se quiere mirar desde otro enfoque, el de la religión por supuesto: cielo o purgatorio o infierno o limbo (ese espacio entre los vivos y los muertos).

Otra idea que podemos manejar a partir de estas fotografías, es la volatilidad de la belleza. El empeño por corresponder a los estereotipos de la sociedad actual, se derrumba ante un destino que no se detiene y deja caer sobre los rostros, las miradas, los cabellos, el cuerpo, el velo de cansancio y aniquilamiento. Día a día la belleza es aniquilada; nuestra condena final será la decrepitud. Esta es la idea central de “la extraña serie del fotógrafo” titulada Intuición (https://goo.gl/gh29uE) que Witte publicó en febrero de 2012. Sobre ésta, el mismo autor comenta: “La idea principal detrás de mi trabajo es la creencia de que todo está cambiando constantemente, pero la fotografía puede preservar el momento. La belleza es casi nada sin el conocimiento de la rapidez con que se desvanece…”


Carsten Witte es un fotógrafo nacido en Hamburgo, Alemania. Se desempeñó en el mundo de la alta costura y dejó un sello de atención a los pequeños detalles en su labor. Trabaja para varias editoriales de moda, así como para distintas campañas en todo el mundo. Su trabajo personal, su obsesión por los trazos de la belleza, lo llevaron a realizar diferentes exposiciones en París, Hamburgo, Colonia y Berlín. Es denominado el “David Lynch de la fotografía”.

Carolina Hoz de Vila en su artículo “La belleza es mortal”, se refiere a Intuición con las siguientes palabras: “El arte por encima de la vida. La fotografía es lo que prevalece como un documento de la memoria. El arte es un testimonio de los cambios del tiempo, y es el único capaz de dejar una impresión duradera, un rastro de prevalecencia, según la concepción de Witte. Un melancólico pesimismo renacentista se prescribe en esta fotografía del alemán, que anuncia el mal de los medios informáticos en una era visual, en la que se tiende a dar mayor realce a la belleza física. Curioso resulta que un fotógrafo de modas como Witte, de sobra conocido en los bastidores editoriales de campañas publicitarias y desfiles, quien trabaja en todo instante con mujeres hermosas, difunda este credo, que al final despoja de todo valor esta idolatría. Si bien la industria de la moda se alimenta de cánones de perfección, esta fotografía los desmiente”.


Intuición es, parafraseando a Antonio Ropero, imágenes casi fantasmagóricas de bellas mujeres cuyos rostros están metamorfoseados en calaveras. Agrego: el tiempo, la vida y la muerte, en eterno juego de luces y sombras.

Páginas de consulta:
1. http://goo.gl/fnptbL (Página del autor).
2. http://goo.gl/1AOhgY
3. http://goo.gl/8kskO4

Comparte

Otras entradas

CULTURA DIGITAL Carsten Witte o la exposición de la muerte | Nadia Contreras
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.