POESÍA Paréntesis insostenible | Lucas Albor Estalayo

Enlace de la imagen

SIN TÍTULO (VI)

Mirándote en los ojos de la cajera del supermercado…
Las latas de cerveza, marca blanca, y un plato de fetuccini con queso.

(omisiones recursivas)

Pago en efectivo o con tarjeta, ¿necesita bolsa? Después
el típico silencio incómodo, y destrozas el poema
por falta de oficio, olvidaste leer
las instrucciones. Pero a ti eso 
te la trae floja (si escribiendo no solucionas
tus problemas, la paranoia, la depresión, los ruidos, el desamparo, que más da)

Intentas escuchar las conversaciones…
Intentas prestar atención… Sólo ves labios moverse…
Te estás convirtiendo en un tipo de lo más desagradable
(en todos los sentidos)

Por las mañanas hay que lavarse los dientes y mirarse al espejo (hazlo)
Desayuna fuerte, la glucosa estimula el cerebro (no lo pienses)

Otras voces, como una sonrisa… Hay que sonreír en la foto,
¿verdad? Sonríe, te están grabando.
(Estás bebiendo demasiado esta noche, ¿quieres
que te lleve a casa?)

Otra vez el silencio incómodo, un paréntesis insostenible… Una secuencia.
Pisar los cristales rotos con los pies desnudos, es ciertamente placentero.
Algo presiona en el cerebro hace estallar los tímpanos destroza las mandíbulas.
Como un terremoto, quizás, de alguna manera
todo se rompe

Sin embargo, los objetos mantienen su identidad, son palpables y nítidos
Quién paga la cuenta

Como una llaga, recuerdo de aquél viaje a la playa (un almacén de suvenires)
Salto de línea, algo borroso, confusiones, cambios de parecer (quizás no fue
precisamente así. Mierda, seguro que no fue
precisamente así ¿en qué pensabas? Los objetos se deslizan y se rompen)

Ok, de acuerdo, vámonos a casa, (un memorándum 
demencial, el brote, el estallido)

(No es muy original, bastante tosco) (Pero hay que formular el diagnóstico,
redactar el borrador)

Céline en el hospital psiquiátrico de Bîcetre (déjalo de una vez)
Panero en Mondragón (déjalo de una vez, joder, busca una excusa
para irte a casa, piensa rápido, nadie debe
darse cuenta)

Los ojos de la cajera son tan hermosos, tendrías que verla

Tendrías que verla, pasando los alimentos por la cinta, abriendo la caja registradora, 
dándote el cambio y las bolsas, a veces incluso
sonríe, sus ojos son realmente hermosos
cuando sonríe.



Lucas Albor Estalayo (Madrid, 1987). Licenciado en Filosofía y Máster en Estudios Avanzados en Filosofía por la UCM, con un estudio sobre el impacto de las relaciones comunitarias en la obra literaria del autor Charles Bukowski. 
Ha colaborado en los discos Jóvenes bajo presión y Espíritu de nuestro tiempo, del artista Elio Toffana. 
Posee una extensa colección de poesía, habiendo publicado algunos poemas en revistas digitales. En 2016 publicó la novela Golondrinas muertas en la almohada. Colabora escribiendo sobre filosofía en "La piedra de Sísifo", y puntualmente escribe artículos de opinión en neupic.com. Su blog: A la mala literatura 


Comparte

Otras entradas

POESÍA Paréntesis insostenible | Lucas Albor Estalayo
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.