POESÍA Dormir en cama ajena | Thalía Azyadeth Osorio Rodríguez


Dormir en cama ajena es el método más sencillo de despersonalización. Cuando lo que te rodea no es algo familiar, puedes ser cualquier persona. Puedes ser algo distinto de lo que eres.

El sillón de la abuela: demasiado frío.
Dedos oprimidos
por un despótico calcetín. 
Libertad encontrada
en dos centímetros de valentía.
La valentía de no cortarse las uñas.
Los carros y su necedad
de no trasnochar de puntitas.
Dos respiraciones:
la mía y la del asesino.
La tía
que no fue madre,
La muerta,
Mi tía,
A la que hicieron muerta,
Mi muerta
Nos escuchaba a tres casas de distancia.

Los hijos viven cerca de los padres para poder enterrarlos sin prisa. Los hijos se entierran a sí mismos como las uñas de los dedos de los pies de dos centímetros de largo que no pueden liberarse del veinticinco por ciento de poliéster de los calcetines.

El sillón caliente de la abuela.
Mi respiración y la del esposo de la muerta: incómodas.
Los carros burlándose a tres casas de distancia.
Venas penetradas,
jeringa vacía,
Los brazos de la que no fue madre,
A la que hicieron muerta,
de mi muerta,
con lunares de Propofol.
Los brazos del asesino,
del esposo de la muerta,
Y las rendijas que ocultaba
bajo una camisa roja.

Dormir en cama ajena es el método más sencillo de personalización. Cuando lo que te rodea no es algo familiar, puedes ser cualquier persona. Puedes ser quien realmente eres. Cuando el esposo de mi muerta la mató, me alejé de mi cama y realmente creí que no amanecería de nuevo.


Thalía Azyadeth Osorio Rodríguez (1994, Ciudad de México).  Fotógrafa de closet. Egresada de literatura en la UCSJ. Su móvil en la escritura y en la vida es el hambre en todas sus acepciones. Integrante y colaboradora en Revista Libre. Se desempeña como Community manager y bruja en sus tiempos libres.

Comparte

Otras entradas

POESÍA Dormir en cama ajena | Thalía Azyadeth Osorio Rodríguez
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.