POESÍA Rostro limpio | María del Socorro Gómez Estrada

#migrantes / Mujeres, atrapadas en una frontera imaginaria

AL QUE HA DE VENIR

No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.
Virginia Woolf

Desde mi soledad
te nombro
guardián ausente
de mis pasos y mi sueño.
En donde estés
y con tu magia
ayúdame a mitigar el dolor
que la ceguera milenaria
ha dejado en mis entrañas,
e invoca
a quien tengas que invocar
para que pueda hacerme
a una piel nueva,
que no transpire
a retazos ni jirones.

Desde mi soledad
te nombro
cristal de roca,
para que conjures el hechizo
que nos impone el mutismo
y me devuelvas
la certeza de una cara
que me vaya bien:
quiero un rostro limpio,
con las marcas
de lo que puede ser un buen amor
en la sonrisa
y un pensamiento no febril,
que me permita olvidar al verdugo
que  un día,
quiso acallar  mi voz y  apagar  mi vida.


COMO PENSARÁN EN MÍ

¿Cómo pensarán en mi
ahora,
que después de calcinada
mis cenizas emergen
como estrellas
para invadir la noche
de los que traicionan
mientras juegan a inventarle
formas al fuego?



María del Socorro Gómez Estrada. Natural de Tunja, Colombia (1957). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. En 1981 Premio Nacional de Ensayo convocado por la Cámara de Comercio de  Medellín, Colombia, con la obra Bolívar en la Historia. Segundo premio concurso Departamental de Poesía ICBA con la obra: Encuentros y Desencuentros, 1994. Finalista con Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía 2013: “Poesía de la vida cotidiana” de la Casa Silva de Poesía, Bogotá, con el poema “Éxodo”. Mención de Honor en el IV Concurso Internacional de Poesía sobre Colombia y la Paz, con el poema “Faltan palabras”, Santiago de Cali, Colombia, Abril, 2015.


Comparte

Otras entradas

POESÍA Rostro limpio | María del Socorro Gómez Estrada
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.