ACERCAMIENTOS La poesía de Rossy Evelin Lima: búsqueda entre juegos dialécticos | Donají Olmedo


Rossy Evelin acarrea letras con sus manos. Para ella el camino es el tesoro y por eso lo escribe, para hacer de su riqueza memoria: acento de voces. Escribimos para reencontrarnos y en esa búsqueda somos-siendo como lo dice ella. Aguacamino es una antología de identificación, de transformación sin pérdida de la identidad. Interpretar las emociones de la joven poeta, sus imágenes, la metáfora como homenaje a la vieja tierra que dejó atrás (Veracruz, México) y la nueva donde radica en la actualidad (Donna, Texas) resulta palpitante. La sombra del inmigrante, tendida, de pie, escondida, esperanzadora.

Dice Rossy; “Debajo de nosotros / hay una piel color de caña / que busca atarse a nuestra orilla, / que habla la voz de 100 pueblos, / que busca enredarnos /como cuando en lugar de islas / éramos una sola tierra / mecida en alas de águilas, cóndores y quetzales. / Y de inmediato recuerdo la metáfora de la isla que se repite, del cubano Antonio Benítez Rojo que propone un sugestivo horizonte común: “…necesitamos la idea de que pertenecemos a una gran patria, de que no navegamos solos; necesitamos la certidumbre de que individualmente hemos hecho parte de una gran historia y cultura colectivas; necesitamos, en fin, saber más de nosotros mismos, los Pueblos del Mar”; o la prosa de Benedetti: “Cada ser humano es una isla, donde sólo convive con su conciencia y en ocasiones con un lago quieto que le informa sobre qué rasgos asume su rostro de náufrago.”

Rossy se convierte también en camino y logra meternos ahí, en ella y ser ella dentro de su propio reconocimiento, al mismo tiempo nos abraza para no perderse entre otras imágenes, evitando que la memoria le traicione y pierda su identidad entre las sombras, y es cuando nos cuenta: érase que era un idioma, la palabra y muchos rostros; creándose un cuerpo a través del verbo que lo identifica. Lenguaje erigido del poeta:

La palabra,
        la unidad mínima
de expresión ardiente,
la base de la experiencia diaria,
los ecos y el barro
que se amoldan a nuestra apariencia.

La poeta en su búsqueda se identifica, descubre a los otros: caminantes, distintas voces y lenguas que forman parte de la unidad:

Las llevo en las manos para que las personas
huelan su propia esencia de lumbre,
para protegerme de la oscuridad sempiterna
y recordar que todos fuimos rayo,
que el estruendo de la vida empieza en la tierra,
que nacemos con un hueco por dentro,
que nosotros decidimos con qué llenar ese hueco,
que todos somos fulguritas,
que en cada grano vitrificado
se conjura el impacto de la transformación.

Llega el momento del nuevo orden. Curar el dolor que carga siempre la dualidad del inmigrante. Los bosques deben parar de arder para llorar hojas nuevas de esperanza; la forma de percibir la nostalgia debe cambiar:

Quería regresar a ti,
somos dos gotas de agua.
Necesitaba ver tu rostro, mi rostro,
no podía encontrarte.
La corriente de un nuevo río
ahora corre por mis ojos.
La última piedra de mi torcido camino
es tu recuerdo
brincando sobre tus aguas apacibles.
Siempre serás mi ciudad,
por las raíces que brotan de mi corazón.
Hoy, mis sueños ya no están escondidos,
soy una gota de agua.

Rossy Evelin es una peregrina con flores en las manos, que canta mitos e historias para recordarnos que siempre habrá con quien compartir el pan, el vino, las letras; o cualquier pretexto para caminar, para ver hasta dónde nos lleva un nuevo río.

Te intrigará cada uno de mis suspiros;
pero yo te diré “San Antonio, ciudad del río florido
eres mi cómplice, este día escuchaste mi canto,
viste mi piel desplegada como las ondas de tu cauce,
hoy grité como el halcón,
hoy me recordaste al río que abandoné hace años
y que ya no me espera”.

El impulso del corazón es aguacamino: idioma de cavernas púrpuras, marejadas internas, secretos líquidos. La búsqueda entre juegos dialécticos: volver para por fin permanecer, pero aún se está allá. Entre tanta intensidad, no se sabe todavía quién fue la que volvió; revelar a la otra y por último descubrir quién puede llegar a ser. Las letras de Rossy Evelin auguran alas, vuelos de altura y, seguramente tocarán el cielo.

Busco la palabra,
el eco estridente
que se desenvuelve hasta mi canción.
Ya he dejado de ser yo
es otra la arena que llevo conmigo.


Ficha
Evelin Lima, Rossy.
Aguacamino/Waterpath 
(Mouthfeel Press, U.S, 2015)



Donají Olmedo. Nació y radica en México Distrito Federal. Su labor literaria se ha desarrollado principalmente en el campo del cuento y novela corta, incursionando en varios géneros literarios incluido el fantástico. Formó parte de los autores en la antología de cuento Three Messages and a Warning: Contemporary Mexican Short Stories of the Fantastic (Small Beer, 2012), libro nominado para: “2013 World Fantasy Awards Ballot”. Es una de las autoras también de Xo Orpheus: Fifty New Myths (Peguin Books,2013). Sus cuentos se publican en varias revistas literarias como Bitter Oleander, Gargoyle Magazine y Mcneese Review.


Comparte

Otras entradas

ACERCAMIENTOS La poesía de Rossy Evelin Lima: búsqueda entre juegos dialécticos | Donají Olmedo
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.