POESÍA Palabras decapitadas | Alexander Ávila Álvarez


CUANDO NO HAY NADA QUE ESCRIBIR

Cuando no hay nada que escribir
los gritos se devoran entre ellos
y las palabras decapitadas
se aferran a su esqueleto
que les sirve de forma
mas no de fondo.
Un lienzo se me pudre
de poesía que no tengo
y un estómago se empacha
de palabras que me sobran
¡qué ironía sentirse lleno de lenguaje
y tan vacío de arte!
Por eso me siento a escribir,
como un acto puramente
digestivo.


ANECDOTARIO DE LOS BAÑOS

La extrema bondad de dios
se depositó en los baños públicos:
asentó sus nalgas
y convirtió a los inodoros
en los mandalas del pensamiento.
El honorable congreso de sicópatas,
reunidos en la lengua bacteriana de la hiena,
se levanta de sus letrinas
manifestando en el maullar de un gato
que ni la muerte ni los deelers
te brindarán dos oportunidades.
Los poemas freudianos
de la fijación anal y la depresión
surgen por el efecto digestivo
de la cocaína;
como la fábrica de Wharhol,
el baño es un laboratorio
del hedor y del arte,
del arte moderno como hedor
y la violación como el nuevo arte.


ALEXANDER ÁVILA ÁLVAREZ (Ecuador, 1986). Escritor, psicólogo y músico bajista de Las cuerdas rotas. Ha publicado en Oniria Cia. Ltda (Mecánica Giratoria, Cuenca, 2014), Apuntes sobre el incendio (Ninacuro Cartonera, Cuenca, 2013); en las revistas ANTESIS (México, 2016), Matapalo Revista (Quito, 2015).

Ilustración | Henrietta Harris

Comparte

Otras entradas

POESÍA Palabras decapitadas | Alexander Ávila Álvarez
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.