POESÍA Traigo la luna metida en las uñas | Xánath Caraza


Traigo la luna atorada en el pie derecho
me la sacudo y se enreda más
su reflejo en esta agua me atrapa.

La luna llena ha llegado a Murano
el agua alta ha invadido las calles
mi pelo se mueve con el rumor de las olas.

Algas verdes son mi cabellera esta noche
oro líquido se esparce en la superficie del agua
culebras áureas me persiguen los pasos
la luna las dirige hacia mí.

Traigo la luna enmarañada en el corazón
palpita en lugar de mi sangre
se me pega en las venas y las arterias
celeste embrollo el que traigo.

Tengo la luna bordada en el pecho
cuando brilla, la piel me arde
me desgarra los senos, sangran.

Traigo la luna metida en las uñas
como polvo plateado
por rasguñar las estrellas
no me lo puedo quitar.

Tengo la luna roja tatuada en los labios
luna llena, agua alta, áureas culebras
me alcanzan, saltan desde el canal
ojos de luna me acechan
me muerden, se tragan mis versos.

Traigo la luna cargando en los hombros
es un peso grande de argenta líquida
de ausencia y silencio, se va tatuando
en mi espalda, tiñe la piel a lo largo y ancho se
expande lentamente, no me la puedo quitar.

Isla de Murano, Venecia, Veneto, junio 3 de 2015.  
Del libro Donde la luz es violeta (2016) 


XÁNATH CARAZA es viajera, educadora, narradora y poeta. Es columnista de La Bloga, Smithsonian Latino Center, Periódico de Poesía, Revista Literaria Monolito y Revista Zona de Ocio. Sus poemarios son Donde la luz es violeta, Tinta negra, Ocelocíhuatl, Sílabas de viento, Noche de colibríes, Corazón pintado, Conjuro y, su libro de relatos, Lo que trae la marea.

Comparte

Otras entradas

POESÍA Traigo la luna metida en las uñas | Xánath Caraza
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.