CRÓNICA El año que fuimos muy felices | Celia Gómez Ramos

Supongo que mis hermanos y esta servidora, que les escribe esta cantidad de tonterías sin remordimiento alguno, sentíamos que así se acortaba la distancia en que las fiestas harían su arribo…
Desde que tengo uso de razón –cosa por demás extraña e impertinente–, me encantaron las fechas decembrinas. Recuerdo que siempre viajábamos al pueblo de mi madre y evadíamos –ahora lo sé– tanto compromiso social que hace que uno casi se desfonde por completo y las ojeras sean lugar común, al igual que la nula capacidad discursiva.

Tal era la emoción navideña que compartía con mis hermanos, unos años menores a mí, que una ocasión se nos metió la idea de poner el árbol de navidad en pleno julio, y nuestros padres, no sé si por disfrutar nuestra ocurrencia, si por ser tolerantes con nosotros, si por dejar que nos entretuviéramos en algo o por descubrirnos hasta que ya habíamos edificado todo nuestro numerito, permitieron que corriera –cual sueño cumplido– nuestra voluntad, y así nos fuimos hasta diciembre, con el árbol muy bien colocado, esferas y luces que encendíamos a diario.

Supongo que mis hermanos y esta servidora, que les escribe esta cantidad de tonterías sin remordimiento alguno, sentíamos que así se acortaba la distancia en que las fiestas harían su arribo…, los regalos, las luces, la bonhomía de la gente, la alegría, el descanso y la partida al pueblo, para reunirnos con toda la familia y  disfrutar las posadas.

Todo transitaba viento en popa, hasta que en un lapso de seis meses, era obvio, comenzaron a acudir visitas a casa, y entonces observábamos los tres hermanos tarambanas, como se sonrojaban nuestros padres y se daba paso a la explicación de esa locura que no era la de ellos, sino la nuestra. Puede ser que desde ahí, la excentricidad haya ido ganando terreno…

No sé si mis padres se acostumbraron a tener intruso en casa, pero todo cambió en casa, con ese
intruso. Debo decir que nosotros fuimos muy felices ese año y, recordarlo, nos provoca la más genuina risa a carcajadas.

Comparte

Otras entradas

CRÓNICA El año que fuimos muy felices | Celia Gómez Ramos
4 / 5
Oleh

Suscríbete vía email

Inserte su dirección de correo electrónico para suscribirse

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.