ENTREVISTA Conversación con Iván Cruz Osorio, a propósito del "Archivo Negro de la Poesía Mexicana" | Ignacio Ballester Pardo


Iván Cruz Osorio (1980) es un poeta y editor mexicano. Acaba de reeditar su poemario Tiempo de Guernica, considerado por muchos un parteaguas en cuanto a la poesía social se refiere. Forma parte de MalpaísEdiciones, junto a Gabriela Astorga, Benjamín Morales, Santiago Solís y Santiago Robles. La semana pasada recibieron el primer premio Caballo Verde a la Edición de Poesía 2017. A continuación recogemos una entrevista que amablemente nos facilitó Iván Cruz, a propósito sobre todo del Archivo Negro de la Poesía Mexicana, que ya prepara su segunda serie.

IGNACIO BALLESTER PARDO (IBP): ¿Cómo surge la idea del Archivo Negro de la Poesía Mexicana?

IVÁN CRUZ OSORIO (ICO): Fue un largo proceso, el cual inició en 2005, cuando era estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Los autores que leía en antologías como Poesía en movimiento, desde mi punto de vista, eran una parte de la historia, pero no la historia completa de nuestra poesía. De tal forma, fui ubicando, en bibliotecas y librerías de segunda mano, a autores como Aurora Reyes, Miguel Guardia, Ramón Martínez Ocaranza, Carlos Isla, Jaime Reyes, Carlos Gutiérrez Cruz. Descubrí en ellos voces poderosísimas, que de manera arbitraría se suprimían de antologías, y no entendía por qué no se reeditaban sus libros. Ante esto, en la revista Viento en vela, que entre 2005 y 2010 elaborábamos casi el mismo equipo que ahora hace posible Malpaís ediciones, publique poemas de estos autores. Desde luego, sentía que no era suficiente, los años pasaban y nadie retomaba estas voces. En 2011, ya con la fundación de Malpaís ediciones, pensé en realizar un volumen que se titulara: El libro negro de la poesía mexicana, una antología de poemas de estos poetas poco conocidos u olvidados. Peloteando ideas sobre este plan junto al resto de los editores de Malpaís: Gabriela Astorga, Benjamín Morales, Santiago Solís y Santiago Robles, resolvimos no publicar una antología, sino un libro de cada uno de estos poetas. De tal forma, concluimos en bautizar este proyecto como la colección Archivo Negro de la Poesía Mexicana. Para este proyecto era imprescindible contar con la ayuda del Doctor Israel Ramírez Cruz y el recién formado Seminario de Investigación en Poesía Mexicana Contemporánea. En diversas reuniones con Israel pudimos conformar una lista de más de cuarenta nombres de poetas que tenían al menos un libro relevante, notable por su tono, experimentación o rigor estético. De estas reuniones se desprendió la cooperativa de trabajo que realizaríamos, el seminario, por su parte, escribiría los prólogos de cada uno de estos libros.
         Con el proyecto definido, el siguiente paso era conseguir el permiso de los herederos o autores de la obra para publicarlos, así como los fondos para concretarlo. Los permisos tras largas semanas de investigación, a la manera de cierto Sherlock Holmes, los pudimos conseguir. Entonces aplicamos a la convocatoria del Programa de Fomento y Coinversiones Culturales 2013, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, apoyo que nos fue otorgado para publicar diez títulos. El arduo trabajo inició desde la captura de los textos originales y se extendió durante un año, hasta que a principios de 2015 salieron a la luz.

-IBP: ¿Qué problemas se han encontrado a la hora de editar obras marginales, desubicadas o de difícil distribución en su día?

-ICO: Las dificultades se pueden resumir en dos. La primera consiste en que basamos la reedición de estas obras en su primera (y, casi en todos los casos, única) edición, pero desconocemos si existen erratas u omisiones en ésta, dado que es la única edición existente y no hay forma de cotejar. La segunda involucra a la crítica “especializada”, hablo de ciertos académicos de edad avanzada y aquellos que desde la palestra de publicaciones periódicas de prestigio, creen cerrado el canon poético mexicano y lo piensan como un castillo de naipes que a toda costa hay que defender con el mutismo y el ninguneo. Afortunadamente existe una crítica joven desde la academia, y desde autores y estudiantes emergentes, quienes al menos dudan que exista el canon como ese ente cerrado y exclusivo.

-IBP: No le voy a preguntar por el canon o por qué las obras que conforman el ANPM fueron precisamente eso, negras, por su peculiaridad, complejidad y malas prácticas críticas y editoriales (malas prácticas, por cierto, muy bien resueltas ahora), sino qué independencia existe en lo que se edita y cómo se publica. ¿Cuáles son las ventajas de trabajar el margen o al margen?

-IOC: La ventaja consiste en que es un terreno inexplorado tanto para la crítica como para la nueva forma de editar, en este caso la forma de Malpaís ediciones que se ocupa en igual medida del aspecto visual como del cuidado de los textos. Tomamos a este grupo de autores que admiramos y respetamos, hicimos ediciones con ilustradores que ciñéndose a la intención del texto elaboraron un eje visual atractivo al lector contemporáneo. Cada obra tiene un eje visual propio y por ende una personalidad propia. Asimismo la perspectiva crítica del Seminario, que sirve de prólogo a los libros, dio a cada volumen luz sobre el contexto en que los autores concibieron su escritura, así como el ambiente social y artístico.
         Y, en efecto, no creemos que Malpaís trabaje “al margen”, concebimos nuestra labor como una labor independiente de líneas editoriales ajenas o líneas de política cultural o de mafias literarias que buscan un beneficio al publicar a tal o cual autor que a su vez los publicara en otros lares u otorgará otro tipo de dádivas.
         Todos los libros que hemos publicado nos gustan, nos seducen y como editores nos creímos capaces de cooperar con nuestra creatividad para engendrar ese ser llamado libro. Creemos fervientemente en nuestra forma de hacer libros y en eso el equipo conformado actualmente por Gabriela Astorga, Benjamín Morales, Santiago Solís y yo, tenemos claro el tipo de trabajo artístico editorial que hacemos, porque concebimos este oficio como una extensión o complemento del trabajo artístico de los escritores. Editar es crear un ente llamado libro, un ser vivo que será capaz de significarle algo al lector a partir de su aspecto, su color, su volumen, su textura, su eje visual y sus palabras. En este sentido sentimos una total independencia y no hacemos concesiones. Seguimos una máxima de Ulises Carrión: “El libro no es un estuche de palabras, un saco de palabras, un soporte de palabras”. Para nosotros, el libro es un ente vivo conformado de distintas visiones: la del escritor, el artista visual, el diseñador, el editor e incluso el impresor. Es una obra hecha en conjunto y de manera horizontal.

-IBP: Siempre se habla del compromiso en la poesía, aludiendo a poetas, pero ¿qué papel tiene la editorial para trabajar lo social?

-ICO: Creo que toda empresa cultural independiente tiene la obligación de asumir una postura, sobre todo en el contexto de violencia e impunidad generalizada que vive nuestro país. No hacerlo implica una gran ingenuidad o una gran indolencia, lo que sólo le hace el juego al poder, ese poder corrompido. Desde nuestro nombre asumimos una postura. Malpaís quiere apuntar todo el tiempo que no estamos en un buen país. Que se vive una crisis de derechos humanos, de impunidad, de corrupción, de violencia, y que todos los niveles de gobierno son coparticipes de esto junto al crimen organizado.
         En Malpaís hemos publicado volúmenes de poesía política y social como el caso de Sangre Roja de Carlos Gutiérrez Cruz, La oración del ogro de Jaime Reyes, Morada del colibrí de Roberto López Moreno, El retorno y otros poemas de Miguel Guardia, los cuales forman parte del Archivo Negro. Asimismo un libro insigne de nuestro sello que se titula: De precisos, espurios y parias: 200 años del presidencialismo en México, un volumen de gráfica y sátira, donde reunimos ilustraciones satíricas de todos los presidentes de México que se acompañan con textos realizados por historiadores. Queríamos hacer un libro que reflejara quiénes son los precisos: los presidentes; los espurios: aquellos que arrebatan el poder; y los parias, ¿quiénes son los parias?, los pobres del mundo, como diría la Internacional, el pueblo, quien también ha funcionado como comparsa del poder. En este sentido era emblemático sacar este libro. Con la editorial buscamos dejar de ser ciudadanos pasivos y convertirnos en ciudadanos activos. Para esto, convocamos a ilustradores e historiadores, en total lo hicimos 15 personas, por eso la tapa no tiene autor. Lo realizó un colectivo harto de los vicios de la política vertical en México. Apostamos a crear en cada libro una trinchera emotiva, reflexiva, autocrítica de lo que somos como ciudadanos, como individuos.
         También hemos publicado ensayo político como en el caso de México, país dividido del economista y académico de la UNAM, Eliezer Morales Aragón, quien hace una puntual disección de los vicios en el poder que han desencadenado la crisis de gobernabilidad, corrupción y violencia que experimenta México.
         La editorial hace donaciones a pequeñas bibliotecas en lugares lejanos, marginados, a municipios autónomos y también se realizan talleres para fomentar la lectura, talleres de edición y poesía. También hemos articulado una red con asociaciones civiles en busca de cooperar con grupos vulnerables y la brigada de búsqueda de desaparecidos. Existe una labor social y una sensibilidad sobre lo que ocurre en nuestro país en cada miembro de esta editorial, todos hacemos labores de crítica desde la pluma hasta la ilustración en medios impresos, portales en internet, radio, marchas y comunidades.
         Nuestro nombre: Malpaís-ediciones, también es un juego de palabras. Hacemos sediciones.

-IBP: Ya preparan la Segunda serie del Archivo Negro, con poetas como Alaíde Foppa o Jesús Arellano. ¿Qué nos puede contar del trabajo que justo ahora está en proceso? ¿Por qué han decidido continuar con este proyecto?

-IOC: En este momento todavía estamos en proceso de la captura de los libros, nuevamente se trata de 10 títulos, la relación de autores es la siguiente:

1. Salvador Gallardo Dávalos (1893-1981) — El pentagrama eléctrico
2. Aurora Reyes (1908-1985) — Espiral en retorno
3. Concha Urquiza (1910-1945) — El corazón preso
4. Alaíde Foppa (1914-¿1980?) — Las palabras y el tiempo
5. Margarita Paz Paredes (1922-1980) — Memorias de hospital
6. Jesús Arellano (1923-1979) — El canto del gallo. Poelectrones
7. Juan Bautista Villaseca (1932-1969) — Variaciones de invierno
8. Juan Martínez (1933-2007) — En el valle sagrado
9. Carlos Eduardo Turón (1935-1992) — La libertad tiene otro nombre
10. Kalu Tatyisavi (1960) — Huellas del nagual

La continuidad del proyecto radica en que existe una lista de cuarenta autores que consideramos valiosos y que han influenciado a diversos poetas de varias generaciones y que continúan sin ser reeditados. En esta segunda serie hay un poeta Ñuu Savi (Mixteco), Kalu Tyisavi, y sus poemas aparecerán en los dos idiomas, tanto la lengua mixteca como el castellano. Es un maravillo escritor, que no es leído y se encuentra a la altura de cualquier autor relevante nacido en la segunda mitad del siglo XX. Todo esto en la idea de manifestar que no hay poesía mexicana sin lenguas originarias.
         Evidentemente esta es una labor que no pensamos realizar para siempre, es una encomienda que quizá podamos continuar en una tercera serie y ahí concluir. Al menos en este formato, en esta colección. Creo que ya hemos dejado una marca con el Archivo Negro y un interés de investigación, y una puntilla de descredito a lo que se denomina “canon” de la poesía mexicana y su verticalidad, asimismo hemos dejado la espinita de que la literatura debe leerse de manera horizontal, de otra manera leemos de forma arbitraria y bajo los ojos siempre sesgados de los antologadores y críticos.


IGNACIO BALLESTER PARDO (Villena, Alicante, 1990) cursa el Doctorado en Filosofía y Letras con la tesis «La dimensión cívica en la poesía mexicana desde 1960. Herencia, tradición y renovación en la obra de Vicente Quirarte», dirigida por la catedrática de Literatura Hispanoamericana Carmen Alemany Bay, gracias a un contrato predoctoral de la Universidad de Alicante. En Facebook (https://www.facebook.com/ballpaEstrdo), Twitter (https://twitter.com/ballpa) y Blogger (http://poesiamexicanacontemporanea.blogspot.mx/) comparte su trabajo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.